Entendiendo las fibras musculares ¡y el pollo! - FIT México | Gimnasio Macroplaza

Entendiendo las fibras musculares ¡y el pollo!

Inicio / #ActitudFit / Entendiendo las fibras musculares ¡y el pollo!

758x320 (2)Hace unos días estaba leyendo acerca de la composición de los músculos, y se hizo una conexión muy interesante con el pollo. ¿Has notado cómo la pechuga del pollo está casi completamente blanca, mientras que el muslo, por ejemplo, está café/rojizo?
Piensa en la vida del pollo: su pecho está diseñado para un aleteo fuerte e intenso por corta duración, ya que en realidad no puede volar, solo intimidar a sus enemigos o hacer un brinco prolongado. Sus muslos, en cambio, cargan su peso durante el día y simplemente camina. También puedes notar cómo se sienten diferentes: la pechuga está densa, seca y magra; el muslo es más blando y grasoso. Esto se debe a su COMPOSICIÓN de fibras musculares.
Ya que su pecho realiza un movimiento explosivo y corto, en él dominan las fibras musculares tipo II, o de rápida contracción. Por eso son blancas, ya que trabajan sin oxígeno. El muslo, en cambio, como trabaja con moderada/baja resistencia y de mayor duración, tiene fibras musculares tipo I, o de lenta contracción. Ya que éstas requieren de oxígeno, son rojas.
Sus músculos están diseñados para realizar ciertas tareas específicas
Pero el cuerpo humano no está diseñado para volar ni caminar solamente, fue diseñado para realizar otras tareas. Algunas actividades, como brincar o hacer un sprint (correr muy rápido), requieren que los músculos tengan potencia, al igual que el pollo para su aleteo.
Esto quiere decir que el entrenamiento no puede ser igual para todos los músculos. Decir que 8 repeticiones para todos los músculos no es lo ideal. Unos responden mejor con altas repeticiones y otros con bajas repeticiones; los demás requieren de estímulos variados, ya que están compuestos de una mezcla de fibras rápidas y lentas.
Pero antes de que quieras hacer algo extremo, considera tu nivel de experiencia. Si ya sabes que un músculo responde a bajas repeticiones y más peso, primero tienes que aprender a utilizar ese músculo, y por lo general entrenar pesado no es lo mejor. Empieza ligero y aprende a sentir el músculo. Después ve añadiendo peso conforme adquieres experiencia.
Esto no quiere decir que si un músculo contiene dominantemente fibras de tipo II (rápida contracción) no te beneficies de realizar altas repeticiones de vez en cuando. A veces esto ayuda para mejorar tu técnica o modificar malos hábitos que se pueden adquirir por entrenar pesado por mucho tiempo.
En esta lista separaré algunos músculos que tienen dominancia de algún tipo de fibra muscular para que lo consideres en tu próxima rutina.

Tipo I (lentas)
Con movimiento controlado al contraer y extender el músculo, idealmente de 12 a 20 repeticiones, más repeticiones considero que sería demasiado ligero para provocar un estímulo (aunque ocasionalmente no está mal).
-Abdomen
-Pantorrilla (con la pierna flexionada)
-Femoral (extensión de cadera)

Tipo II (rápidas)
*Contracciones rápidas y explosivas, asegurándote de extender el músculo de manera controlada. Entre 6-8 repeticiones. Pero ya que es más pesado, entrena con precaución, más peso involucra mayor riesgo.
-Femoral (flexión de pierna)
-Pantorrilla (con la pierna extendida)

Considera esto en todas tus rutinas: se trata de CONTRAER los músculos, no MOVER el peso, así es como DESARROLLAS los músculos. Entrena con inteligencia. Como dice uno de mis mentores: “Entre más sabes, más creces.”

Francisco Guerson
Francisco Guerson
Experto en Fisiculturismo, Entrenamiento y Nutrición. Consejero, motivador y entrenador de campeones. Soy tu nueva compañía en el Fit. ¿Listo para entrenar?
Related Posts

Leave a Comment

Publicaciones Recientes
Boletín de Noticias

Suscríbete para recibir las últimas noticias y tendencias del mundo FIT.

Email
NOMBRE
Solicita tu cortesía por 1 día Click Aquí